Escorts en España

Escort de España

Travestis de España

Chaperos de España

Gigolos de España

Las escorts en una sociedad moderna

Escorts son acompañantes muy bien pagadas, es decir, son aquellas mujeres a quien se les paga para que asistan a lugares, fiestas, reuniones, eventos o viajes a otros países o ciudades.

La traducción literal de Escorts es Escoltas o acompañantes. Dicha contratación puede incluir sexo o solo acompañar, todo depende de las necesidades del cliente que paga, no deben considerarse a estas mujeres como putas ya que la mayoría de las veces estas cuentan con un alto nivel intelectual y no son como las putas o mujeres de la calle que se encuentran en cada esquina de las principales ciudades.

Las mujeres que prestan el servicio de escorts tienen cualidades muy marcadas y deben ser las siguientes. Una Escort debe tener presencia física, belleza corporal y cultura general. La belleza puede ser tomada muy subjetivamente ya que para algunos una mujer puede tener demasiada belleza y para otros no.

Como dice el dicho en gustos se rompen géneros y depende de cada persona. La presencia lleva implícito el aseo y arreglo personal es la carta de presentación, por lo que es muy importante que las escorts siempre estén bien vestidas; estas deben ser elegantes y proyectar sensualidad sin ser vulgares como las putas que hay en la calle. Está demás decir que debe ser aseada y cuidadosa con su arreglo como las manos, pies y cabello.

La presentación de las escorts es su tarjeta de recomendación. Quien contrata los servicios de una escort busca tener un experiencia con clase y aumentar su ego al encontrarse acompañado de una bella mujer con alto nivel de estudios y que cuente con una excelente presencia personal que llame la atención.

El que una escort se esmere en su cuidado personal y se cultive intelectualmente, siendo ésta actividad un servicio de alto nivel por el cual sólo las personas que buscan algo más de categoría y que se diferencie de lo que puede encontrarse con las putas o mujeres de la calle que fácilmente se pueden encontrar.

En años recientes el fenómeno de escorts ha superado las fronteras de género y ya pueden encontrarse escorts masculinos. Un ejemplo de ello puede encontrarse en países orientales como Japón, donde las mujeres niponas asisten a sitios glamorosos y pagan fuertes cantidades de dinero para pasar un tiempo con un hombre que las pueda complacer.

Esta es una versión moderna de la tradicional geisha. Desde tiempos muy antiguos ya han existido escorts y siempre han ido de la mano de la prostitución y de las necesidades carnales que ha tenido la humanidad.

Las escorts además de satisfacer la necesidad de sexo satisfacen la necesidad intelectual de sus contratantes y les deja un buen sabor de boca con sus servicios profesionales.